Blogia
Zombi: blog cerrado. Nuevo blog: http://zombi-blogia.blogspot.com

Pelis

Replay: belleza postapocalíptica

Replay es un corto de animación francés que nos recomendó hace unas semanas nuestro amigo milenarista Athman. Es una auténtica maravilla postapocalíptica dirigida por cuatro cabezas (Zakaria Boumediane, Camille Delmeule, Anthony Voisin y Fabien Fekicité-Zulma) en el año 2007.

Una mujer y su hijo sobreviven en la soledad de un búnker. El hijo, como si se tratara de un Ícaro del fin del mundo, intentará volar muy alto... No digo más. Sobran las palabras.

Su web oficial está siendo ultimada.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

The Night of the Dawn of the Day of the Son of the Bride...

En la entrada anterior hablábamos, con motivo del fallecimiento de Ray Dennis Steckler, de que existe otro título de una peli de zombis que ostenta un mayor grado de complicación y absurdo que su película de Incredible Strange Creatures... Posiblemente sea el título más estúpido de la historia del cine (no solo de zombis). Ahí va en su versión oficial: 

Night of the Day of the Dawn of the Son of the Bride of the Return of the Revenge of the Terror of the Attack of the Evil, Mutant, Alien, Flesh Eating, Hellbound, Zombified Living Dead Part 2: In Shocking
2-D
(1991).

Demencial, ¿verdad? 

Su "director" es James Riffel (aka Lowel Mason). Y lo entrecomillo porque realmente se trata de La noche de los muertos vivientes de Romero, a la que se le ha despojado de su banda sonora y se han sustituido los diálogos por otros de la invención de Riffel, que él mismo interpreta cambiando el tono de voz, y añadido nuevos efectos de sonido de cosecha propia. Lo cierto es que Bárbara le sale de maravilla, todo hay que decirlo. Tiene algunos grandes momentos realmente hilarantes y otros un poco más aburridos. Pero en general merece la pena ver unas cuantas escenas, como cuando están sujetando las barricadas y dicen:

Bárbara: ¡Esto es ridículo!
Ben: No, esto no es ridículo. Es el escenario perfecto para un martes por la noche. ¿Qué te hace pesar que esto es ridículo? No pueden ser los zombis, ¿o tal vez sí? 

El bueno de Ben se pasa la peli llamándola «¡puta blanca!» y Bárbara suspirando como una estúpida y diciendo tontadas con su vocecilla absurda, jejejeje... Lo cual no difiere mucho de la versión de Romero, ¿verdad? La verdad es que estoy viendo de nuevo ahora algunas escenas en youtube y me estoy riendo bastante. 

Me acabo de partir el pecho de risas con la aparición de los supervivientes del sótano. Lo primero que hace el padre es acercarse a la radio y ¡poner música! jejejejejeej... ¿Y cuando suena el timbre y Ben dice «Oh, el timbre de la puerta, iré a ver»? Brutal... No la recordaba tan buena, os lo juro. ¡Y no para de sonar el teléfono! 

Otro interesante diálogo es cuando baja la chica joven a hacerse cargo de la hija infectada y le dice a la madre:

Chica: Ella se va a morir...
Madre: Si...
Chica: ¿Y cómo te sientes?
Madre: ¡Que te jodan! 

Y lo que le dicen también a ese respecto a la madre: «no te apegues tanto a ella. En unos 15 minutos te apuñalará hasta matarte con una herramienta de jardinería». No os perdáis el momento televisión, por favor, con las respuestas del doctor al entrevistador («¡te odio!»). 

De vez en cuando, y como nota anecdótica y original, intercalan planos que no vienen a cuento como estos, de escaso interés y que bien podrían haber obviado:

Pero en definitiva, el doblaje, aparte de blasfemo, te hace pasar un buen rato. La película está en youtube en 8 partes.

Como curiosidad, cabe añadir que lo ha vuelto a hacer hace poco (2005), esta vez con la película sesentera The brain that wouldn’t die, que ahora se titula Night of the Day of the Dawn of the Son of the Bride of the Return of the Revenge of the Terror of the Attack of the Evil, Mutant, Hellbound, Flesh-Eating Subhumanoid Zombified Living Dead, Part 3. 

Cuento de Navidad

Paco Plaza, el insigne director de esta obra maestra, ha publicado este vídeo en su blog personal y me ha recordado que desde zombi.blogia no nos hemos hecho todo el eco que es menester de esta película suya. Aunque la hemos mencionado en múltiples ocasiones, no tenía su artículo personal e intransferible, y ya iba siendo hora.

Cuento de Navidad figura entre mis películas favoritas de todos los tiempos. Surgió en 2005 como una entrega más de la serie de largometrajes que formaban parte del proyecto Películas para no dormir (que remeda el título de las antiguas Historias para no dormir, de Chicho Ibañez Serrador) que se pretendía poner por la televisión. Pero la cadena de televisión (Tele 5) las maltrató de mala manera cambiando sistemáticamente el día semanal de emisión y la hora y llegando al punto de no anunciarlas en absoluto y de cortar su emisión (más de una, creo, se quedó sin emitirse). Una lástima.

Yo tuve la suerte de ver en el cine (durante la muestra de Madrid del canal Sci-Fi) Cuento de Navidad y Para entrar a vivir, del magnífico Jaume Balagueró. Ambas muy pero que muy recomendables. ¿Y por qué hablamos aquí de Cuento de Navidad? Pues porque salen zombis y de los lentos.

La acción transcurre en las Navidades de 1985 en Cubelles (Costa Daurada). Un grupo de niños de entre 10 y 12 años se reúnen para ver pelis de vídeo y salir a dar vueltas en bicicleta, hablar por los walky talkies y soñar con que interpretan a sus pesonajes favoritos de la ficción ochentera. 

Cada plano de las casas de los niños es una auténtica joya del regusto ochentero: pósters de V (Donovan y Diana, la resistencia, los lagartos), el Equipo A y de La noche del terror ciego, el cuerpo humano de La vida es así, Freddy de Pesadilla en Elm Street, Ralph Macchio de Karate Kid, E.T., Michael Jackson,  Encuentros en la tercera fase, Star Wars, etc., ¡todos iconos de mi infancia! ¡Gracias, Paco, por sacarme esas lagrimillas de emoción!

Pero si ya nos vamos al terreno que más nos ocupa en este nuestro búnker, resulta que los protagonistas se reúnen para ver pelis en VHS (uno de ellos no para de ver el final de Karate Kid 1 y los tiene fritos a los demás con ese tema, a parte de que a todas partes va con su cintita de karateka en la cabeza, como si se tratara de un remedo de Data, el de los Goonies; ¿no son ellos unos Goonies a la española?; fijaos el año escogido para la acción: 1985, año del estreno de los Goonies), y entre las cintas que se pueden ver por la casa, cabe destacar las siguientes: La noche de Walpurgis, Horror Express, Ceremonia sangrienta (adoro a Erszebeth Bathory, aunque las paso putas para escribir su nombre) y No se debe profanar el sueño de los muertos (peliculón zombi español).

¿Y cuál es la película que suspiran por conseguir? Ni más ni menos que Invasión Zombi, una película falsa que Paco seguro que sueña con dirigir algún día, interpretada por el maravilloso cantante Loquillo (el héroe tipo duro) y por Elsa Pataky (la mujer débil a ser rescatada). A lo largo de la película se nos desgranan algunos momentos (como el que encabeza esta entrada) de Invasión Zombi (pronúnciese /sómbi/) y cada uno es más desternillante que el anterior. Un auténtico lujo para los sentidos, amigos.

El plato fuerte de la película lo supone la hermosa Maru Valdivielso, un monstruo del teatro español, a quien he tenido el honor de ver en múltiples ocasiones, y que en esta película es que se come la pantalla con la expresividad de su rostro. Y hay que darle la enhorabuena a Maru y a Paco (¡y a los de caracterización!) por conseguir que resulte repulsiva cuando es tan atractiva. Impresionante. 


Antes


Después

Cabe destacar otro sutil homenaje que realiza el director valenciano: los rostros de los adultos salen siempre ocultos o fuera de plano, y muchas veces los planos son contrapicados ("vista de rana"), lo que remite totalmente a Invaders from Mars de William Cameron Menzies, donde sucede lo mismo en todo momento, al estar enfocada la película desde el punto de vista de un niño y centrada en su universo particular (de hecho, la peli de Menzies es realmente una ensoñación del muchacho).

No voy a hacer mucho spoiler, pero os diré que la cosa se lía entre Maru (Maru interpreta a una mujer a la que la vida le ha dado muchos golpes, ¡además de todos los que se lleva durante el metraje!; es una yonkie vestida de Papá Noel que se dedica a perpetrar atracos) y los niños, lo que da lugar a momentos muy tensos y divertidos. Resulta perfecta la intriga final acerca de la verdadera naturaleza del mal que acecha a estos goonies españolizados: ¿se trata... de un zombi?


Mucho después

Esta película es una auténtica joya para aquellos nacidos entre los años 1973-78, entre los que me incluyo, pero como película en sí, es una auténtica obra maestra de la puesta en escena.

A tus pies, Paco.

EDITADO: Ahora un montón de capturas de la película, porque lo merece. Igual son demasiadas, pero os gustarán.

La noche de los judíos vivientes

Impresionante corto de Oliver Noble que acabo de encontrar por pura suerte por la red. Aquí tenéis la web oficial

En la primera noche de la pascua judía (que conmemora la salida de Egipto) los habitantes de una remota colonia judía llamada Moishville (que recuerda a los campamentos de verano de jóvenes sionistas) de cabañas se transforman en zombis hambrientos de carne humana tras comer pan ácimo (sin levadura, quién les manda) en mal estado. Una familia cristiana (padre, madre, hijo, hija en edad de merecer y un cerdo) tendrán que hacer frente al violinista zombi en el tejado, a las peligrosísimas trenzas ultraortodoxas zombi y a toda esa caterva de judíos jasídicos convertidos en muertos vivientes.

Está claro que esta película tiene increíbles dosis de mala leche y justo ahora, con la franja de Gaza a punto de explotar por los aires y los ánimos muy pero que muy revueltos, me parece la mar de idónea. Con esto no quiero arrojar una piedra (ni un misil Qassam) por el pueblo palestino, nada más lejos de mi intención, de veras, pero desde luego que no estoy de parte del pueblo de Judith.

Ahora que lo pienso... muy ortodoxos y todo lo que quieras, pero... ¿es casher (pronúnciese /kósher/) comer carne humana, tan parecida supuestamente a la del cerdo, y sin desangrar? Ummmm...

Y para terminar el cartel y unas cuantas imágenes...

Este corto lo disfrutaréis mucho más si lo acompañáis de unos bagels recién hechos. Ojito si os lo tomáis con un café con leche, que la leche no la podéis guardar en la nevera si ésta alberga carne... (bueno, si os miráis el enlace de antes de la comida casher, veréis que es más fácil sobrevivir a un apocalipsis zombi que seguir hasta el último de sus preceptos).

 

 

Goonies asilvestrados postapocalípticos: I love Sarah Jane

Athman, nuestro amigo milenarista, nos ha enviado un corto fantástico (que acaba de participar en el festival de Sundance) sobre unos niños que tratan de sobrevivir a un Apocalipsis zombi. A la consabida bicicleta se le añaden arcos, gasolina, una cocina que parece Beirut en sus peores épocas y una desbrozadora. Los diálogos tienen un aire tarantiniesco con tanto fucker motherfucker. También hay amor, mala leche e ingenuidad infantil. Vamos, que me ha parecido estupendo.

Está dirigido por Spencer Susser. Sarah Jane es interpretada por Mia Wasikowska, que encarnará a Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton. También sale en Rogue, una de esas de cocodrilo brutal vs. turistas en Australia, que no recuerdo si es la que vi en la última muestra del Sci-fi de Madrid.

¡Gracias, Athman! =D

 

See the dead

See the dead es un corto zombi interesante con un final fácil de anticipar y no excesivamente original, pero que al estar realizado de un modo bastante por encima de la media, merece la pena verlo.

Son zombis lentos y tontuelos, como los del remake de La noche de Savini, de los que fácilmente dejas atrás con ir al trote cochinero. Una delicia de muertos vivientes, vamos... que ya los quisiera yo para mi propio Apocalipsis.

Primeros vídeos de Dead Set: el gran hermano con zombis

Todo empieza con la tontería habitual en este tipo de programas, los de la casa con sus líos, los del plató de televisión con sus galas fastuosas, el público con sus afanes absurdos... pero el Apocalipsis Zombi está a punto de estallar y muchos van a acabar con sus huesos entre los dientes de los muertos vivientes... Los zombis están particularmente bien conseguidos y el sentimiento apocalíptico resulta real. Desde luego, me ha sorprendido gratamente. 

De momento hay unos cuantos vídeos más con los que podemos disfrutar...

 

  • Podéis ver la emisión surrealista de la habitual noche en que uno de los concursantes ha de abandonar la casa: eviction night
  • Las cosas comienzan a ponerse tensas entre los supervivientes de la casa. Estar atrapado con un tipo grosero y una estúpida es, sinceramente, mucho mejor que estar tras esa puerta con esa zombi tan simpática e insistente.
  • La huida de unos pocos tras descubrir que los zombis campan a sus anchas ahí fuera nos permite descubrir que se trata de zombis rápidos, típicamente británicos.
  • La policía no resulta muy amistosa. Ya puedes ser concursante de Gran Hermano y todo lo que quieras, que si lo que les dices a los polis es que necesitas un kit médico no dejarán de apuntarte a la sesera con cara de muy pocos amigos... ¿No te habrán mordido, eh, amigo?
  • El momentazo supermercado que toda historia de zombis ha de tener. Quizá resulta breve visto así...
Aquí tenéis todos los vídeos hasta el momento. Y esta es la web oficial en html. Pincha en la imagen para verla en flash.

 

 

Maldito viernes:

Paco Plaza, para mí uno de los mejores directores de la actualidad, ha conseguido que zombi.blogia rompa su estricto sentido milenarista y haga un hueco en su código fuente para dar cabida a algo que no sea un apocalipsis zombi.

Se trata de un trailer falso, de una película que no existe, para nuestra desgaracia, porque bien podría ser la película de terror del año. Y me daréis la razón.

Ella es Leticia Dolera, la presentadora oficial de la Muestra del canal Sci-Fi de Madrid, donde encaja con absoluto deleite los insultos del público durante sus intervenciones. Un saludo, Leticia, y a ver si te vemos este año de nuevo.

Quien vea el trailer y niegue que se trata de una obra maestra, se tendrá que enfrentar conmigo, así de claro lo dejo, jejeje...

Es una auténtica maravilla.

¡Gracias, Paco!

The Diary of Anne Frank of the Dead *TRAILER*

Diary of Anne Frank of the Dead:

Esto es ya el colmo, amigos. Menudo título demencial y más propio de la Troma que de cualquier otra cosa. Con tantos diarios de los muertos, parece natural que alguien enarbole un argumento como este tan enfermizo que os traemos hoy.

Se trata de un falso trailer, es decir, el trailer promocional de una película que, a Dios gracias, no existe. También es muy posible que funcione como una patada en el trasero para muchas personas, sobre todo si pertenecen al Frente Popular de Judea o al Frente Judaico Popular.

En 1944 los nazis se infectan con unos agentes patógenos creados por ellos mismos con fines bélicos y se transforman en escuadrones de zombis. Se trata por tanto de zombis nazis infecciosos, enemigos difíciles de abatir, sin duda, pero no para Ana, quien permanecerá escondida en su casa de Amsterdam con su familia, consignando todo aquello que acontece a su alrededor en su famoso diario, hasta que se vea obligada a salir y hacerles frente armada hasta los dientes. 

Os la anuncio solo por mera curiosidad y para que os hagáis a la idea del desfase al que se puede llegar tergiversando títulos, y que contempléis como Ana Frank deja a la altura de una quinceañera con sinusitis a la Bárbara del remake de Night de Savini, jejeje...

Hard rock zombies: in rock we trust

Antes de seguir, debéis saber que ante tamaña película altamente demencial, no puedo hacer otra cosa que MUCHO SPOILER.

El sábado pasado el bueno de Blogger in the Shadow tuvo la gran idea de bajarse esta película con el rapid share y sin duda fue un gran acierto. Si queréis morir de risa y de vergüenza ajena no lo dudéis, ésta es vuestra película, amigos. Posiblemente Chopper chicks in Zombie Town sea mucho más cutre si cabe, pero esta en realidad se deja ver en su totalidad. Eso sí, con lágrimas en los ojos de la risa y la boca permanentemente abierta por el asombro. Y sí, el gesto ese tan típico de señalar a la pantalla y decirle al que está a tu lado «miramiramira, por Dios». Y la música es una pasada.

Los protagonistas de la peli son un grupo de glam rock llamado Silent Rage con unas pintas que ni los Europe tocando en las fiestas de Chueca. Es cierto que para la película adoptan un look algo más duro y oscuro, pero solo un poco. Su productor y posiblemente alma mater era Paul Sabu, que debe ser famoso o algo por el estilo (lo siento, disculpadme pero no sé mucho de heavy metal o hard rock en general; de joven era de esos que van simplemente de luto o algo peor, jeje).


Camomila que cabalga por mis venas...

 

Como decía, los protas son los miembros de esta banda de hard-rock-glam que están de gira por esos pueblos de Dios llenitos de red-necks a cascoporro y su próximo concierto es en el pueblecito llamado Grand Guignol. En un concierto previo, una muchacha de dicho pueblo, Cassie, les previene de que no actúen allí (casi en plan anciana rumana crucifijo en alto al principio de casi cualquier película clásica de Drácula), pero el cantante se enamora de ella y allí que va.

Grand Guignol es un pueblo americano como otro cualquiera, donde las adolescentes enloquecen con los miembros de la banda y el consejo del pueblo se escandaliza ante el descaro de los rockeros. A la entrada del pueblo los rockeros se topan con una tipa que junto a dos enanos se dedican a matar a la gente que pasa por la carretera. Pero a ellos no los matan, sino que los meten en su casa, lugar donde conocerán a una caterva de freaks compuesta por una anciana mujer-lobo sentada en una mecedora, un tipo clavo y gordo con uniforme de oficial de las SS, una pareja de ancianos que mantienen relaciones sexuales delante de los enanos antes mencionados y la rubia guarrilla asesina (¿me dejo alguno? Seguro). Y allí tocan por primera vez y lo hacen estrenando tema, pues tocan Cassie, canción en honor a la chica del pueblo. Pero los enanos cabrones hacen un empalme raro con los cables y casi los electrocutan.

Pese a ello, deciden quedarse en la casa con los freaks a pasar la noche. El cantante y líder del grupo está obsesionado con una melodía que cree que es capaz de despertar a los muertos. Y parece funcionarle con una araña que hace las veces de Church, el gato negro de Re-Animator, así que la graba en un casete. Esa noche sucede lo que cabía esperar, que los matan a uno a uno: uno en la ducha con la rubia, que por supuesto enseña las tetas; otro se tira desde una ventana; otro ya no me acuerdo; y al cantante lo mata el nazi calvo con una podadora (versión más que cutre de la motosierra). Tras el entierro, Cassie les hace un homenaje y junto a sus tumbas se lleva un aparato de música de esos que se usaban junto al spectrum 48 K y pone la cancioncita que despierta a los muertos. Es entonces cuando asistimos a uno de los despertares de los muertos más demenciales de la historia del cine de zombis. Los cuatro rockeros salen de sus tumbas pintados a lo Kiss y comienzan a moverse de un modo espasmódico absolutamente ridículo e hilarante. Y cogen la furgo dispuestos a tocar en el garito del pueblo.

En el pueblo, el consejo se ha reunido para discutir si han de consentir que toque el grupo o no. La reunión es tremendamente surrealista y kafkiana, como las que tienen lugar en la serie Aquí no hay quien viva. Lo primero es discutir si se trata de una junta o de una reunión excepcional. Tras media hora de discusión en este sentido realmente divertida, deciden en treinta segundos que no permitirán que el grupo toque en el pueblo. Pero por un mal entendido a la hora de anotar lo sucedido, se dan cuenta de que lo que han hecho ha sido decidir que no puede haber ningún tipo de rock en el pueblo. Así que en plan fanáticos del pueblo de Footloose se lían a destruir todas las cintas y discos de rock que encuentran.

El grupo primero decide hacer una visita a los freaks asesinos y cada uno de ellos se encarga de matar a aquél que lo asesinó con anterioridad. Este es el momento en que el anciano follador se desenmascara como Adolf Hitler de tapadillo, que desde esa mansión de Grand Guignol se está preparando para dominar de nuevo el mundo. Y es ahora cuando todos sacan a relucir las esvásticas y las cruces de hierro que ocultaban bajo sus ropas. Todo esto es un espectáculo realmente demencial que no tiene desperdicio ninguno. La muerte de Hitler es especialmente graciosa, sin duda. Al morir, cada uno de ellos se convierte en un zombi clásico romeriano que convierte a su vez a todo aquél que cae bajo sus mandíbulas.

Mientras, el grupo de zombis rockeros acude puntualmente a su cita con la fama en el club, donde les espera un crítico de rock que alucina con la calidad de su música (¿?) y el look zombi que se gastan los componentes de la banda. Afuera, en las calles, los lugareños tratan de sobrevivir al Apocalipsis Zombi refugiándose detrás de caras de estrellas de la música y el cine recortadas de carteles. La idea no podía ser más peregrina. Resulta que a los zombis les dan miedo los rostros humanos. ¡¿Pero qué demonios es estoooo?! La escena no tiene precio. El caso es que al principio parece funcionar, pero la idea acaba resultando una masacre de mil pares y los zombis se los comen a casi todos.

 

Prácticamente os he resumido el delirante argumento de esta sacrosanta película que podemos situar como la mayor locura digerible sobre zombis que jamás se llegó a rodar. Ahí es nada...

Una cosa más, no dejéis de ver este vídeo de you tube donde podréis ver a Hitler, el despertar de los muertos rockeros y su impagable bailecito zombi, a los enanos, a la rubia zorrilla, a Cassie, varios de los videoclips  que tienen lugar (que sin duda son lo mejor de la película), el momento «me refugio detrás de la cabeza de Marylin», a la anciana lobo (que luego será anciana lobo zombi) y el final en plan flautista de Hamelín. Impagable. Una última recomendación: véase siempre con la ayuda de litros de cerveza o aquello que tengáis más a mano, ya me entendéis...

Zombis en Broadway

He tenido la rara fortuna de poder ver esta película sin cortes publicitarios, en versión original y con unos subtítulos la mar de aceptables, merced a un canal que de vez en cuando ofrece ciclos la mar de interesantes: 8 Madrid.

Zombis en Broadway es, ni más ni menos, que la versión cómica de la maravillosa I walked with a zombie, que rescata al Rey del Terror, Bela Lugosi, para que repita su papel de White zombie de oscuro zombificador, con toques del Gordo y el Flaco (en esta ocasión el gordo y el fofo, o menos gordo). Antes de nada, desde zombi.blogia queremos romper una lanza, si no una estaca, en honor del grandísimo señor Lugosi, que ya empezaba a estar viejuno y olvidado por la Universal, compañía que tenía ya en plantilla al cansino de Boris Karloff. Por lo que se puede leer por ahí, la Universal le ofreció antes a Lugosi el papel del monstruo de Frankenstein, pero Bela, tras leer el guión, consideró que hacer de monstruo descerebrado era caer muy bajo para alguien que había interpretado al Conde, con mayúsculas, al rey de los Children of the Night. Ese fue el principio del fin de su carrera cinematográfica y el inicio de su magnífica megalomanía. Salió de la Universal para caer en los brazos de la inclasificable RKO, y eso, como todos sabemos, en el mejor de los casos. Acabó pasando de científico chalado a aristócrata transilvano, previo paso por unas cuantas hipodérmicas bien cargaditas de morfina barata. En fin, Bela, un fuerte abrazo para ti desde este rinconcito de internet. Te queremos. 

 

¿Y a quién tenemos como fiel secuaz y brazo ejecutor de los maléficos planes de Bela Lugosi, a la sazón profesor Paul Renault? Pues ni más ni menos que a la estrella zombi de I walked with a zombi: al bueno de Darby Jones. Cansado de hacer papeles más que secundarios en pelis de Tarzán y cosas por el estilo, goza de un lugar privilegiado en el altar de los muertos vivientes gracias a su imponente papel como Carrefour, el zombi que, como su propio nombre indica, custodia la encrucijada entre los campos de caña de azúcar de la hermosa película de Jacques Tourneur. Y cuenta en esta ocasión con los ojos más desorbitados que nunca tuvo.

 

El argumento es... casi lo de menos. Un par de publicistas (el gordo y el fofo) han sido contratados para promocionar la inauguración de un local, Zombie Hut, y alguien tiene la brillante idea de prometer que habrá un zombi, en plan King Kong, la noche de la inauguración. Como el boxeador negro que tenían previsto hacer pasar por zombi no convence, acaban siendo obligados por el dueño del local, bajo amenaza de muerte, de encontrar como sea un zombi para esa noche. Así que acuden al Museo Internacional, donde un profesor muy excéntrico les recomienda que acudan a la isla de San Cristóbal, en el Caribe, donde podrán encontrar a su antiguo colega el profesor Paul Renault, si es que sigue vivo. Si alguien sabe de zombis en los años cuarenta, ese es Bela Lugosi, está claro.

¿Y quién les recibe en el puerto de San Cristóbal? Era de prever. El mismísimo Sir Lancelot, guitarra en mano, haciendo una versión ad hoc, como siempre, del temazo de la peli de Tourneur Shame and sorrow for the family. Sobre todo, no confundir con la versión de Madness. Sir Lancelot llegó a ser comparsa de Bogart en Tener y no tener. Aunque quizá siempre estuvo algo encasillado, ¿no?

 

No destripo más la peli por si alguno no la ha visto. Que luego me lío y acabo contando el final como siempre. Tenéis que disfrutar de la inocencia de semejante película y de los grandes personajes (sí, actores que acabaron convirtiéndose en la vida real en el mejor de sus personajes interpretados) que dan vida a los protagonistas de esta película. 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Les Ongles («Las uñas»)

(Extraido del blog del grandísimo Paco Plaza.)

Nokia, patrocinador de REC, para el estreno de la película en Francia, organizó un concurso de cortos que se debían grabar con un móvil (lo que aquí en España se emplea para grabar palizas a la salida del colegio, nuestros amigos transpirenaicos le dan bastante mejor uso) y éste es, a juicio del jurado (compuesto entre otros por Paco y Jaume), el mejor de todos ellos. No es de zombis, pues se trata de un fulano con problemas de crecimiento desmedido de sus uñas (me ha recordado mucho al cómic manga Uzumaki, del que se hizo una película), y, como mi nivel de francés se restringe única y exclusivamente a las artes amatorias, nada puedo deciros acerca del porqué de la masacre que tiene lugar. Si alguien tiene a bien informarnos de qué dicen o de si explican algo acerca de las uñas del tipo ese y demás, creo que todos le estaríamos muy agradecidos. Pero pese a no ser de zombis contiene ciertos elementos clásicos: gente en una casa, el primer infectado que al dar signos de que algo muy oscuro le sucede es maniatado inmediatamente (¿por qué no llevarlo al médico directamente?) y sangre por doquier. Espero que os guste.

Night of the living dead re-animated

Este año se celebra el 40 aniversario de La noche de los muertos vivientes del bueno de George Romero. Quizá ese sea el motivo por el cual una serie de ilustradores han decidido homenajear la película con su versión de los hechos acaecidos tan aciaga noche. Aquí tenemos parte de su resultado. Esperamos que sea de vuestro agrado. ¿Quién de las diez personas (IMAGE TEN) que pusieron el dinero para hacer esta película iba a pensar que íbamos a celebrar constantemente sus aniversarios? Resulta impresionante el legado de Romero y compañía. Lástima, quizá, que su creador no haya sabido estarse quietecito últimamente y perturbara el sueño de los muertos con películas que no están a la altura, ni mucho menos, de su trabajo no-muerto precedente.

Chainsaw maid:

Nuestro amigo Copépodo (vía Ex seminarista ye-ye) nos hace llegar este impresionante corto de zombis hecho con plastilina allá en el país del sol naciente por Takena. Tiene mucha sangre, vísceras y salpicaduras mil, muy al estilo de Posesión infernal (aunque siempre pensé que mal vamos, si un arañazo de uña zombi te transforma y no lo hace el beberse siete litros de sangre de muerto viviente). La música es del genial Angelo Badalamenti, responsable de gran parte de las bandas sonoras de las pelis de David Lynch. En fin, un corto para disfrutar de unos cuantos desmembramientos y donde la protagonista deja a la Bárbara del remake de Savini a la altura de Shaggy el de Scooby Doo.

Frank Coconut, el cómico zombi:

Qué podemos decir de la nueva incursión en el género zombi de los chicos de Muchachada Nui (¡Nuiii!)... pues simplemente que es un grandísimo acierto, una vez más. Un gran aplauso para los renovadores del humor en España. Impresionante la serie Vivo con un zombi, con sus seis temporadas como seis soles mañaneros...

:´D

"¡Soy Frank Coconuuuuut!"

La rabia que vino de dentro de era zombi

El otro día tuve la rara fortuna de que pusieran por la tele Shivers, para nosotros Vinieron de dentro de. Si lo piensas bien, el título con el que se la conoció en países de habla hispana es bastante malo. Pero por aquel entonces te acojonaba bastante su sola mención. Me imagino al responsable de la adaptación de los títulos al español entregando muy ufano a su supervisor un papelito que dice Vinieron de dentro. Y a su supervisor mirándole con reprobación y corrigiéndole de dentro de, digo yo. El caso es que la película para mi era el paroxismo del mal rollo, casi comparable a las escenas del cine y el supermercado de Mesías del Mal o a la película aquella de terror de la monja ciega, vigila que te vigilaré siempre al Maligno. Recordad: antes que los metros cuadrados, los dormitorios, que si la cocina no es independiente y luego huele el sofá a cebolla, un pub ruidoso en la puerta, antes que todo eso, el verdadero y principal motivo que ha de llevaros a decidir no comprar o alquilar una casa es que veáis una monja ciega mirando día y noche por la ventana sin pestañear. Esto nadie lo supera, ni Cronenberg. Eso sí, los adolescentes encuentran muy interesantes algunos planos de su película. Pero lo que impera es un desagrado oral, por decirlo de algún modo, que en mí produce verdadera sensación de pánico, más que nada por la herida que algunas de sus imágenes abren en la moral judeocristiana.

Solo el principio ya es magistral: con esa chica casi en edad de merecer, jeje, y el fulano va y la mata, la abre en canal y le saca nosequé de las tripas. Y entonces es cuando se lía... y eso se transmite como una enfermedad venérea, como la famosa enfermedad del beso que la llaman, y todos los que se dejan llevar por el pecado se precipitan al infierno de convertirse en huéspedes de unos parásitos mitad babosa, mitad ventrículo izquierdo, que les llevan a expandir sus larvas a base de morreos de tornillo. Esta es la parte de la trama que comenté anteriormente que tanto satisfizo a los adolescentes.

Tras la película, cual no sería mi sorpresa, resulta que iban a hablar muchos críticos y a dar sus opiniones sobre la peli y Cronenberg en sí mismo, el momento de la película, la etapa canadiense, etc. Estuvo francamente bien, pero me decepcionó. Y es que en ningún momento dijeron: es una peli de zombis. No es que crea que lo primero que se ha de decir de esta película es que sea de zombis, aunque eso es justo lo primero que diría yo, pero obviarlo por completo no me parece natural ni que se ajuste a la realidad. Hubo uno que dijo que se trataba de una epidemia de vampiros, una nueva forma de vampiro. Pero, que no, que eso nunca lo haría un vampiro. Los vampiros cuidan de su rebaño como buen granjero. Los zombis no, los zombis hacen la guerra blitzkrieg desde el minuto uno, aunque sean de los lentos, creeme. Esto son zombis, y no creo que resulte factible negarlo. Ya sabéis que desde zombi.blogia siempre hemos querido reivindicar como nuestras, como pelis de zombis, obras maestras como Los pájaros, Asalto al distrito 13, Perros de paja, Cuando ruge la marabunta, El día de los trífidos, todas las de body snatchers y tantas otras, de entre las cuales, varias son del señor Cronenberg: Rabia y Vinieron de dentro de

Ambas comparten la idea de paciente cero, enfermedad, contagio y consiguiente epidemia, el famoso the world as we know is no more, la idea de transformación en un ser patológico con instintos homicidas, un zombi, como se ve en la escena final de la piscina muy a lo Rocky Horror Picture Show en el going home pero con larvas como nudos de corbata, momento mítico, un zombi repito, eso sí, plagadito de reminiscencias sexuales y aureolas mamarias entrevistas. En una nuestro héroe es un anciano socorriendo a una ancianita atacada por el señor mojón, vale, que no es el galán,y en la otra un muchacho cuya novia se opera de urgencia en una clínica de dudosa reputación y sale de allí con un aguijón zombificador en la axila izquierda que transmite una rabia incontenible y contagiosa y mediante el cual se alimenta. Como dice el trailer de Rabid: no te fíes ni de tu madre. ¿Eso no es espíritu zombi?

A parte de todo esto, cabe destacar el infierno opresor y claustrofóbico que supone el edificio, con esos pasillos, con tanta línea recta y esos tonos pastel y ocres... ¿O eso era la moda? 

PD: toda buena película de terror tiene su momento baño.

Pastiche of the dead:

Se trata de un corto de género zombi de bajísimo presupuesto que nos hace testigos de tres historias.

La primera, Unnamed story, narra el momento en que un grupito de amigos (que veían entretenidos una película de terror por la noche) se percatan de que están asistiendo a la maldita noche de los muertos vivientes. Y que la realidad siempre supera a la ficción.

La segunda, A quick shower, nos presenta a Mandy, quien tras un día duro pretende darse una duchita rápida en el día de los muertos. Escenita psicosis incluida, cómo no. Que sí, que Max Brooks dijo que lo primero de todo era abrir el grifo de la bañera en caso de Apocalipsis Zombi, pero no para bañarse ni ducharse, sino para obtener una reserva de agua antes de que deje de funcionar el abastecimiento.

La tercera, Come back home, cuenta cómo escapa una parejita por las calles, con los zombis pisándoles los talones, hasta refugiarse en una casa que seguro que les trae peores experiencias que lo que han dejado a sus puertas.

En fin, se trata de un producto realizado por el mero afán de entretenerse en su creación (espero que también pensaran que quien ha de divertirse es el espectador). De cualquier manera, siempre y por malos que sean estos cortos, y muchos lo son, creo que son una de las principales aportaciones al género zombi hoy en día... aunque solo sea por su abrumadora presencia en you tube. Creo que todo el mundo debiera, al menos, hacer un corto de zombis una vez en su vida. Esta que os presento no parece el colmo de la originalidad, ni ser de las mejores, pero creo que merecerá la pena. Total, tampoco nos va a tener mucho rato pasándolo mal caso de ser un bodrio, cosa que sí hacen alguna que otra película que nos tragamos tan ricamente y sin rechistar, jeje...

Aquí os dejo la web oficial. Si andáis por los USA podréis asistir a alguno de los pases que tienen lugar.

Virus, aka Apocalipsis canibal:


La lista de akas es jugosa...























































Zombi enation kannivalon


Greece (DVD title) / Greece
Apocalipsis caníbalSpain
Enfer des morts vivants, L'France
Hölle der lebenden Toten, DieWest Germany
Hell of the Living DeadInternational (English title)
Inferno dei morti viventiItaly
Night of the ZombiesUSA
Virus cannibaleFrance (video title)
Zombi 4USA (pre-release title)
Zombi 5: Ultimate NightmareItaly
Zombie Creeping FleshUK
Zombie Inferno(undefined)


Lo aclaro para que no se confunda con Apocalypse Domani (película que me muero de ganas de ver, por cierto), película del mismo año, 1980 (y de mismo aspecto y temática), coproducción hispano-italiana con los siguientes akas:






















































































Apocalipse Cannibal(undefined)
Apocalipsis caníbalSpain
Apocalisse domaniItaly
Apokalypsi 2Greece
Apokalypsi avrio - Erhontai oi kannivaloiGreece (reissue title)
Asphalt KannibalenWest Germany
Asphalt-KannibalenWest Germany
Cannibal Apocalipsis(undefined)
Cannibal Apocalypse(undefined)
Cannibal Massacre(undefined)
Cannibals in the City(undefined)
Cannibals in the Street(undefined)
Demain l'apocalypseFrance
Invasion of the Fleshhunters(undefined)
Pulsions cannibalesCanada (video title) (French title)
Savage Apocalypse(undefined)
Savage Slaughterers(undefined)
The Cannibals Are in the Streets(undefined)
The Slaughterers(undefined)
VirusSpain


Como véis, debieron ser unos rodajes muy parejos y reñidos, como un Gran National del cine de zombis.


En 1980,  Bruno Mattie rodó esta gloriosa película de zombis de coproducción hispano-italiana (me pregunto si "coproducción" cuando va seguido de "hispano-italiana" no tendrá algo que ver con la producción de "copro", de mierda, vamos) que nos muestra un outbreak zombi en... ¿Nueva Guinea? Os juro que esta peli de Mattei, que dios lo tenga en su gloria desde el año pasado, no tiene desperdicio ninguno. De principio a fin nos estaremos partiendo de risa y gozaremos de cada plano. Sobre todo de algunos...


En una central nuclear (o algo peor) en... ¿Nueva Guinea...?, tiene lugar un fallo en el módulo Antares, la cosa se pone feúca, unos tipos con máscaras verdes irán a ver qué pasa y una rata rabiosísima muerde de lo lindo a uno ante la mirada impávida del otro. El jefe de la central, que como no podía ser de otra manera tiene el pelo canoso y gruesas gafas de pasta (en el casting no lo dudaron ni un instante), y sabe que se avecina lo peor. Efectivamente, se expande el virus por doquier.


Entretanto, la embajada de los USA en... ¿Madrid? (estará rodada en algún lugar indefinido de la península Ibérica, presumo que en Cataluña) ha sido tomada por unos activistas medioambientales metidos a terroristas questán en contra de las centrales como la que nos ocupa. Y son masacrados (pero masacrados) por nuestros protagonistas: cuatro tipos de las fuerzas especiales que dan miedo y vergüenza a partes iguales. Se lleva la palma el amigo Zantoro (pronúnciese con "ese" inicial), un loco (¡pero loco!) que parece inspirarse en los papeles de spaghetti western que realizara nuestro querido Kalus Kinski.


La siguiente parada de nuestros amigos los SWAT de gatillo fácil es... ¿Nueva Guinea? Allá que van, no se sabe muy bien a qué (ahí está ese director, no poniéndonoslo fácil, haciendo que nos metamos en la película... un maestro...), y se encuentran con un grupo de cuatro personas compuesto, a saber: por un hippie con una cámara de vídeo, una rubia de buen ver, un padre desquiciado y al volante y un madre amantísima con un hijo con claros síntomas de zombificación en brazos. La tragedia está servida y, para colmo, se paran en un pueblecito donde no hay más que zombis. Cabe destacar aquí la figura del zombi cura y la intervención del niño zombi que se pone a coleccionar balas en el pecho como si fueran pins de los transformers.


La película entra entonces en una fase mágica donde Mattei quiere hacer ver que realmente están rodando en... ¿Nueva Guinea?... cuando nunca ha salido de la Casa de Campo de Madrid o de Montserrat, aún no lo tengo claro. Para ello en el montaje se dedica a intercalar escenas de documentales sobre la sabana africana, aborígenes de Nueva Guinea, y un largo etcétera porque mis conocimientos son escasos en este sentido. Resulta enternecedor ver saltar al roedor ese de patas largas en plena selva y luego ver un plano de un jeep rodeado de arbustillos. Es enfermizo y no paras de reirte en todo momento. Una maravilla.


El vídeo que pongo ahí arriba (made by SUSTOVISIÓN) muestra una escena gloriosa de la peli: la chica se despelota (al guión lo requería) y se va a que se la pasen por la piedra los aborígenes, cosa que finalmente no ocurre porque aparece una cuadrilla de muertos vivos que empiezan a comerse a los tranquilos lugareños. Durante la escena podréis ver a qué me refiero con que mezcla documentales con metraje nuevo: en 2:21 salen unos tipos con máscaras blancas que forman parte de un documental y cuando el plano cambia y la vemos a ella en un plano mucho más cerrado se le acerca un tipo (2:27) con una máscara blanca hecha con pasta de papel como mucho que no tiene nada que ver con los anteriores. Bueno, pues así es toda la peli... Los audiocomentarios con esta película llegan a cotas insospechadas.


No he comentado una escena que tiene lugar cuando la guapa y el cámara se ven rodeados por los muertos vivientes en la aldea del cura zombi. Tiene lugar uno de los diálogos más absolutamente desternillantes de la historia del cine de zombis:


Rubia: ¿Quiénes son? ¿Has visto cómo andan?
Cámara: No puedo ver cuántos son.
R: ¡Dios mío! ¡Parecen monstruos!
C: Quizá estén borrachos... o sean leprosos... Quizá tengan intenciones pacíficas...
R: No lo sé, pero será mejor no fiarse.


El caso es que asistimos al viaje que han de realizar los SWAT (que se llevan consigo a la rubia y al cámara) para llegar a la central donde se fraguó todo. Iremos acompañados de buitres de todo tipo, de elefantes, de zarigüellas asesinas mutantes, de aves zancudas varias, de un sinfín de fauna y flora extraídas de documentales a lo Ed Wood.


Mención especial ha de hacerse a las escenas del parlamento de la ONU donde todos los extras (4 o 5, no más) se dedican a arrojar folios por los aires sin sentido, y la que tiene lugar en una casa de campo a la que llegan y donde encuentran una anciana muerta en una mecedora que esconde un secreto entre sus tripas... Debo reconocer que esto sí me pareció algo realmente interesante. O el momento en que uno de los SWAT, el segundo al mando, intenta seducir a la rubia dándole tabaco de mascar... Y el pesado de Zantoro con sus discursitos de loco por entre los muertos vivientes... La película es absolutamente delirante y fantástica.


No os voy a contar el final, que ya he hablado bastante por hoy.


Se me olvidaba mencionar que la banda sonora es de Goblin, como la de la versión europea de Dawn of the Dead (1978). Es que es la de Dawn... la misma... ¡la mismita!


Y que tiene un momentazo REC con el cámara rodando a los muertos


Os dejo con algunas capturas de pantalla.













 






 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

The safe house:

Bueno, la casa puede ser de todo, hasta estar decorada con buen gusto, menos segura, eso parece quedar claro. No había un lugar peor para guarecerse de un Apocalipsis Zombi, todo lleno de ventanas abiertas en la planta baja y con las puertas de cristal. Para colmo, la mujer va acompañada del típico infectado agonizante que no augura nada bueno...

Se trata, por lo que dicen, de un corto rodado con motivo de un concurso organizado alrededor del estreno de la última película de George A. Romero, Diary of the Dead, más conocida como Grizzly man of the Dead. 

Resulta previsible en todo momento, no aporta nada nuevo y hasta cabrea que los zombis no agarren una piedra antes de que llegue el consabido final. Pese a todo, me ha gustado bastante. Inexplicable, ¿no? Tratándose de zombis, todos sabemos que esas cosas pasan... ¿verdad, amigos?

PD: a ver si me voy animando a trabajar menos, dormir más y escribir con la frecuencia habitual de este nuestro blog-búnker anti-zombis. 

REC triunfa en Fantasporto

REC ha obtenido el gran premio de la 28.ª edición del Festival de Cine de Oporto, así como el premio del público, que de pie estuvo largo rato entre vítores y ovaciones.

Las próximas citas festivaleras de la película de Plaza y Balagueró serán el Brussel International Fantastic Film Festival (BIFFF, que suena a chuletón) y el Amsterdam Fantastic Film Festival (AFFF).

Pese a que ha recibido algunas críticas, y no miro a nadie, Vodevil, jeje (aclaro, con temor a resultar redundante ya, que para Blogger y para mí es una de las grandes de este género nuestro), no cabe duda de que está cosechando muchísimos premios en cada festival donde es presentada.

Estos premios se suman a los conseguidos hasta la fecha: dos premios Goya (mejor actriz novel para Manuela Velasco y mejor montaje para David Gallart), 4 premios en el Festival de Cine de Sitges (mejor actriz, mejor dirección, premio del público, premio de la crítica) y tres premios en el Festival de Cine de Gerardmer (premio del jurado, premio del jurado joven y premio del público).

Felicidades a Manuela, Paco, Jaume, Ferrán, Javier Botet y el resto del maravilloso equipo que llevó a buen puerto tan ambicioso proyecto del cine de zombis. Gracias a todos. Especialmente a la maravillosa pareja de abuelitos... unos actorazos como la copa de un pino.

PD: Tengo ganas de ver Quarantine e indignarme de lo mala que seguro que es.

;)

PPD: perdonadme por no estar muy activo últimamente, pero tengo trabajo para exportar. Me levanto a las 6 a.m. y me acuesto a las 12 de la noche. Y no paro... Bueno, solo para ver el capítulo semanal de LOST y poco más.

:´(

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres