Blogia
Zombi: blog cerrado. Nuevo blog: http://zombi-blogia.blogspot.com

Zombis chinos

Un caso muy particular de zombi es el de la mitología china. Hace tiempo que en zombi.blogia queremos tratar este tema, pero a Blogger in the Shadows le ha resultado muy árduo dar con un vídeo que muestre las peculiaridades de los mismos. Pero, por fin, lo ha encontrado y me lo remite con lágrimas en los ojos.


Pues bien, como habréis visto en el vídeo, si es que no os habéis caido de la silla de la risa, los zombis chinos van dando saltitos. Lo que nos deja de piedra a los occidentales... La explicación para esta conducta propia de canguros zombi es que sienten tanto dolor al estar muertos y entrar en contacto con la tierra que la evitan en lo posible. A mí esto no me concence mucho, y he descubierto que también puede tratarse por la costumbre funeraria de atar firmemente una a otra las piernas de los cadáveres antes de enterrarlos.

Respecto al papelito que lleva el zombi en la cabeza: ese papelito es un encantamiento que impide que vuelva a la vida. Me recuerda bastante al mito judío del golem, pero invertido, ¿verdad? Al golem había o bien que borrarle una letra de la frente (para variar el significado de la palabra que le otorgaba la vida) o bien extraerle el papelito con su nombre; cualquiera de estas dos acciones acababa con su existencia autómata. Aquí es al revés. El hechizo, la palabra escrita, es la que lo mantiene inactivo.
El zombi en cuestión que vemos en la película que nos envía Blogger tiene nombre propio: Geong Si. Si miramos en la Encyclopedia Mythica Online encontraremos la siguiente entrada:
Geong Si

Jiang Shr (Putonghua) or Kuang Shi (Cantonese) are the zombies of Chinese myth. They have physical bodies, but they are not alive, nor have they will or thought. They are closer to Haitian
zombies than to anything else in widely-known Western folklore. In modern Kong Kong film the Kuang Shi is the slave of the character of an evil Taoist priest, who launches platoons of these animated corpses at heroes of kung fu and even gangster movies. [...]

There are Chinese still living who say they have seen the Kuang Shi. Before the Civil War and before World War II, the dead still walked the roads of rural China in parades marching toward their ancestral villages. [...] 

A wide variety of spells, usually written out on red paper, can be bought at any Chinese paper-goods store (see
dzi dzat) which has not been cleaned out by the Chinese government. People have been punished severely for participation in superstition under modern Chinese law. In some accounts of the Kuang Shi a spell glued to the face of the body is the medicine that makes it move. This method is favored in popular film, since it is visible to the camera, and the viewer can always tell a Kuan Shi by his label. [...] Nevertheless, the Kuang Shi or Jiang Shr remains one of the current, tangible, commonly believed myths of old China.
Parece ser que la película que nos trae Blogger es todo un clásico. Hasta tal punto que incluso se han hecho figuritas de plomo para batallas de esos juegos de tablero en plan War Hammer y demás:



Aquí tenemos a Geong Si, por dos veces descansando y en dos ocasiones empezando a dar un saltito. Solo que en la página de donde he sacado esta imagen se refieren a estas figuritas como chinese hopping vampires. Realmente tienen bastante que ver con los vampiros... ¡menudos dientes! En realidad esto se explica porque en las películas chinas como esta que nos ocupa se vieron muy influenciadas por las de la Hammer de Christopher Lee y demás, en las cuales se traducía Drácula como "blood-sucking jiāngshī". Con el tiempo, el Geong Si fue adquiriendo cada vez más atributos vampíricos hasta convertirse en lo que vemos: un fulano ataviado con ropas de la dinastía imperial Qing, unos colmillos que ya los quisiera un dientes de sable y unos gemelos como para saltar más que Yago Lamela.
No sé si habéis leido Uzumaki, un cómic de horror japonés de Junji Ito. Es una auténtica maravilla.


 
La historia general, que las espirales se apoderan de un pueblecito japonés, no viene ahora a cuento, pero lo intereseante, y de ahí que lo mencione, es que tenemos ocasión de ver a un zombi saltarín. Se trata del cadáver reanimado de un muchacho que muere atropellado por un vehículo.
El muchacho queda enredado de tal manera en torno a una rueda con el cuerpo completamente torsionado alrededor de esta. Es una de las imágenes más terribles del libro. Aunque os puedo asegurar que las hay mucho peores, muchísimo peores... El caso es que este chico una vez resucitado alberga dentro de sí uno de los amortiguadores del vehículo (vaya despiste del forense o de la funeraria) y se dedica a perseguir a la chica protagonista con el fin de asustarla botando y rebotando tras de ella. Es un momento terrible, el que el chico va perdiendo en cada bote partes de su cuerpo. Lo grande del asunto es que a este chico le encantaba asustar al resto de chicos del instituto y era conocido como "caja de sorpresa" por esta afición suya. Quién le iba a decir que acabara como los muñequitos esos que salen disparados de dichas cajas. Lamentablemente no encuentro una imagen en la red del muchacho dando botes y tengo tantas ganas de contaros todo esto que no me dentendré a esperar a llegar a casa y escanear o fotografiar al zombi saltarín de mi ejemplar de Uzumaki. Os tendréis que conformar con un fotograma de la película basada en el cómic (que es una auténtica mierda en comparación con la maravilla que es el cómic, sinceramente).
Espero que os haya gustado esta incursión tan necesaria en la cultura zombi oriental. ¿Qué preferís: zombis lentos, rápidos, de los que infectan, de los que no lo hacen, o de los que saltan? Por lo menos reconocedme que te ríes un rato con ellos...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Z0MBI -

Resultan peligrosísimos. Provocan una suerte de parálisis nerviosa acompañada de un ataque de risa nerviosa y convulsiones que te deja inerme y a su merced. Él, mientras, saltito a saltito, se va aproximando hasta morderte el gaznate. No hay escapatoria posible...

Alfie -

te mueres de la risa si te encuentras dcon uno de esos. Me ha encantado lo de zombie canguro.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres